Por qué merece la pena hacer estiramientos

Si estás entrenando

El ejercicio de estiramiento otorga elasticidad al cuerpo, reduce significativamente el riesgo de lesiones.

Los tendones, los ligamentos y las articulaciones participan en las interacciones de los músculos esqueléticos durante los ejercicios. El estiramiento otorga elasticidad a todo el cuerpo. Los ligamentos, tendones y músculos fortalecidos y elásticos generan un aumento de la fuerza - es posible que notes movimientos más agiles y fuertes con una mayor carga pero sin riesgo de lesiones.

Si estás entrenando intensamente y ​​no quieres perder la facultad de movimiento

Después de una intensa sesión de ejercicios, los músculos se tensan y se encogen. El esfuerzo físico regular e intenso hace que los músculos se endurezcan y se acorten, limitando de esta manera el movimiento de todo el cuerpo. El crecimiento del músculo sin ejercicios de estiramiento puede causar presión en los nervios y puede hacer más lento el flujo del impulso nervioso, y a veces incluso puede bloquearlo.

El entrenamiento regular sin estiramiento puede llevar a sentir sensación permanente de tensión en el cuerpo o pérdida de energía, sensación de fatiga y dolor muscular e incluso artritis.

Si deseas reducir la tensión causada por el estrés.

La tensión muscular también se presenta como una reacción de estrés. Esto causa cansancio e irritación.

El estiramiento puede aliviar la tensión, relajar los músculos, y de esta manera reducir el nivel de estrés. Además, disminuye el dolor muscular, el dolor de espalda y cuello y el humor de la persona mejorará considerablemente.

Si quieres ser eficiente en la vejez

No estirar los músculos puede causar un rápido desgaste de las articulaciones, que dan lugar a una serie de malformaciones y otros peligros. Si quieres mantenerte en forma durante mucho tiempo, el estiramiento debe ser una parte habitual de cada día para Usted.

En conclusión, el estiramiento:

  • aumenta el flujo de sangre a los músculos,
  • aumenta el rango de movimiento
  • mejora la movilidad articular,
  • relaja los músculos, lo que a su vez se traduce en una mejor salud mental y emocional
  • genera rápida recuperación muscular después del ejercicio,
  • disminuye la cantidad de ácido láctico en los músculos,
  • fortalece y aumenta la flexibilidad de ligamentos y tendones,
  • mejora la postura,
  • reduce el riesgo de lesiones musculares.